Publicado: 12 de Noviembre de 2016

Ante la dificultad en el suministro  de algunas vacunas, como la vacuna de la Meningitis B, algunas familias están optando por desplazarse a países vecinos o a solicitarlas por correo.

Parece oportuno recordar las condiciones para la correcta conservación y transporte de vacunas y aconsejar que las vacunas se adquieran por indicación del médico o pediatra y a través de farmacias de nuestra comunidad.

Las vacunas son medicamentos que deben ser cuidadosamente transportados y conservados hasta el momento de su administración.

Una conservación o manipulación inadecuada puede ocasionar una pérdida de eficacia.

Para garantizar la conservación adecuada de las vacunas sigue las siguientes recomendaciones:

1. MANTENER LA CADENA DE FRIO. 

Temperatura entre  2º C y 8º C.

Lo más recomendable es recoger la vacuna camino del centro de vacunación, justo antes de acudir a la cita, habiéndola reservado previamente en la farmacia.

En la farmacia disponemos  de un  frigorífico específico para la conservación de medicamentos y  llevamos un registro continuado de las temperaturas para garantizar la correcta conservación.                                                             

EL TRANSPORTE HASTA EL DOMICILIO O CENTRO DEVACUNACIÓN.

 La vacuna se debe transportar en una nevera o bolsa isotérmica con un acumulador de frío. Si el acumulador de frío está congelado, debes  evitar el contacto directo con el envase de la vacuna, pues podría darse la congelación de la misma. Para ello puedes intercalar entre la vacuna y el acumulador un trozo de cartón o similar.  

CONSERVACIÓN DE LA VACUNA EN EL DOMICILIO.

Si se lleva a casa, hay que guardarla inmediatamente en el frigorífico.

Se recomienda colocarla en los  estantes centrales del frigorífico, nunca en los de la puerta, evitando que la vacuna se ponga en contacto con el fondo del frigorífico . Cuando tengamos que abrir el frigorífico, procurar cerrarlo cuanto antes.

La temperatura en el interior del frigorífico debe estar siempre entre +2 y +8 ºC.

En ningún caso introducir la vacuna dentro del congelador.

Margen de Seguridad:


Si el tiempo a transcurrir en el recorrido de la farmacia a casa  o al centro de vacunación es inferior a  una hora, no es  imprescindible que la vacuna vaya  refrigerada. No obstante, nosotros recomendamos  siempre sistemas de refrigeración.

Los laboratorios fabricantes de vacunas  ofrecen datos sobre la termo-estabilidad de sus vacunas fuera del rango de 2ºc a 8ºc.

Vacuna VARIVAX:

Estable a 15 ºC aproximadamente 4·meses.
Estable a 27 ºC durante 6·horas.

Vacuna BEXSERO:

De 22 a 25 ºC estable durante 48 horas, sin pérdida de eficacia.


Vacuna ROTA TEQ:

 9 a 25 ºC estable 48·horas.

26 a 30 ºC estable 12·horas


Vacuna GRIPE:

Estable durante escasos días. No debe superar los 20·ºC


2. Proteger de la luz.

La luz puede deteriorar rápidamente la vacuna, consérvala siempre en su envase original.

3. Comprobar la fecha de caducidad.

En al farmacia llevamos un control estricto de las fechas de caducidad. No obstante nunca está de más que te cerciores de este extremo.

La fecha de caducidad de los medicamentos aparece en su caja y muestra el mes y año finales de su periodo de validez. Por ejemplo, una vacuna con caducidad prevista en mayo del año en curso, debe desecharse si alcanza el 1 de junio.

CUANDO ALGO HA PODIDO FALLAR. ¿?

Si tenemos alguna duda sobre la correcta conservación de la vacuna porque  sospechamos que se haya podido romper, en algún momento,  la cadena de frío o cualquier otra circunstancia, consúltanos en la farmacia o indícaselo al pediatra o la enfermera del centro de vacunación.

Resulta también de gran utilidad la página del COMITÉ ASESOR DE VACUNAS . aquí