Publicado: 6 de Septiembre de 2017

Las hemorragias subconjuntivales, (hemorragia en el blanco del ojo), son una consulta frecuente en la farmacia.

Se producen normalmente después de un pequeño traumatismo que afecta al ojo, un esfuerzo repentino, un ataque de tos o un estornudo.

También pueden ser consecuencia de una subida repentina de la tensión arterial o el consumo de anticoagulantes como la aspirina o el sintrom.

Pueden ser muy alarmantes y anti-estéticas pero, casi siempre, carecen de importancia clínica.


Cuando consultar al médico.

Sólo en el caso de que la hemorragia venga asocia a una perdida de visión del ojo o dolor intenso debemos acudir al médico con urgencia.


Tratamiento.

No requiere tratamiento. La sangre se reabsorbe de manera espontánea antes de dos semanas.

No existe tratamiento para que el hematoma desaparezca antes. Los colirios con vaso-constrictores o con corticoides no aceleran la reabsorción de sangre.

Si recomendamos medirse la tensión arterial, por si fuera la causante de la hemorragia.