Publicado: 24 de Noviembre de 2017

Tener un botiquín debidamente equipado en casa, puede ser de gran ayuda. No se trata de tener una farmacia al completo, ni tampoco ir acumulando medicamentos que nos han sobrado de tratamientos ya finalizados.

El objetivo es poder hacer frente a dolencias leves (dolor de cabeza, resfriados, acidez de estómago, diarreas, etc...) y pequeños accidentes ( cortes, golpes, quemaduras leves), siempre que estos procesos no requieran atención médica.


Por nuestra experiencia os hacemos la siguiente recomendación general.


MEDICAMENTOS:

PARACETAMOL .- Para tratar dolor y fiebre.

IBUPROFENO.- Para tratar dolor, fiebre e inflamaciones.

SUERORAL.- Para rehidratación oral en cuadros de gastroenteritis con diarrea y/o vómitos.

NEO BIANACID o ALMAX.- Anti-ácidos para molestias gástricas ocasionales.( Acidez y reflujo)

POMADA ANTIINFLAMATORIA, (VOLTAREN) para golpes, dolor lumbar, dolores articulares y musculares.

POMADA QUEMADURAS. (FLAMAZINE), Sólo en quemaduras leves.



LIMPIEZA Y DESINFECCION DE HERIDAS.

SUERO FISIOLOGICO, para limpieza de todo tipo de heridas y quemaduras, limpieza de ojos y limpieza nasal.

BETADINE. Povidona yodada. Desinfección de heridas.

CRISTALMINA. Clorhexidina. Desinfección de heridas y quemaduras.



MATERIAL DE CURA.

TIRITAS, surtido.

GASAS ESTERILIZADAS. Para limpiar y cubrir heridas, quemaduras y detener hemorragias.

ESPARADRAPO DE PAPEL.

VENDA ELASTICA.


INSTRUMENTAL ADICIONAL.

TERMÓMETRO.

BOLSA DE FRIO/CALOR.

PINZAS.


RECOMENDACIONES DE CONSERVACIÓN Y USO.

  • No tener el botiquín al alcance de los niños.

  • Guardarlo protegido de la humedad, temperaturas elevadas y la luz. La cocina y el baño no son recomendables.

  • Los medicamentos se guardan en sus envases originales para evitar errores, ver la caducidad y tener el prospecto a mano.

  • Revisar una vez al año las fechas de caducidad y reponer el material utilizado.

  • No almacenar restos de medicación que nos hayan podido sobrar de tratamientos anteriores.(antibióticos y otros medicamentos que requieren prescripción médica). Conducen casi siempre a una auto-medicación erronea.